La primera semana de ciclismo profesional post-pandemia en nuestro país se cierra con el gran premio de Durango (UCI 1.1), un clásico del calendario vasco que ejercerá, por desgracia, este año como única carrera profesional en Euskadi. Ello se debe a la suspensión de la Clásica de San Sebastián; las cancelaciones masculinas de Donosti y la Itzulia -solo quedará en los chicos La Vuelta, que partirá desde Irún-; y a la ya anunciada defunción, el invierno pasado, de la Bira, con la que solía compartir fechas.

Las circunstancias han pasado a finales de julio una carrera con todos los conjuntos worldtour y que repite su característico y exigente recorrido (113 km). Las cinco vueltas iniciales alrededor de Atxondo, Berriz, Abadiño y la subida a Miota conducirán al pelotón a las dos ascensiones decisivas a Goiuria, con el último paso precedido por el alto de Garai (San Juan). La última cima queda a solo 6 km de la llegada.

Source